Una nueva ruta para las edificaciones

Tres impecables núcleos de subestaciones se encargan de la distribución de energía en Torre Diana, cuya fachada de cristal es un guiño al brillo que emana de la Fuente de la Diana Cazadora en la Ciudad de México. Detrás de esta excepcional obra de ingeniería está DME-PROSISA, compañía especialista en el suministro eléctrico en media tensión

Por Irayda Rodríguez / Fotografías Rubén Darío Betancourt

Una reluciente fachada acristalada sobresale en el paisaje de Paseo de la Reforma. Su forma y brillo evocan los destellos de las gotas de agua que brotan de la Fuente de la Diana Cazadora. Se trata de Torre Diana, un rascacielos de 33 pisos para uso corporativo, cuyas características arquitectónicas y de ingeniería fueron concebidas para lograr una conexión con la ciudad.

Está conformada por siete sótanos de estacionamiento comunicados por rampas, seis niveles superiores de estacionamiento, un sky lobby, terrazas, 10 plantas de oficinas low rise y 13 high rise, dos niveles para cuartos técnicos, helipuerto y una planta de tratamiento, así como un cuarto de bombas y cisternas.

Un atrio ajardinado funge como vínculo con el exterior y hace de vestíbulo principal, el cual conduce hasta un pre-lobby de estilo minimalista. El mobiliario de este espacio, donde el tiempo vuela sin darse cuenta, fue elaborado a partir de materiales no tóxicos y sustentables, una cualidad que contribuyó para la certificación LEED Oro BD+C.

“Torre Diana fue un proyecto concebido mediante una planeación cuidadosamente analizada, con un seguimiento puntual en el programa para cada una de sus áreas, dando como resultado una ejecución segura, ordenada y eficiente”, explica Juan Callejas Trejo, director general de Diseños y Montajes Electromecánicos PROSISA (DME-PROSISA), empresa encargada del sistema de distribución en media tensión.

“El sistema eléctrico de distribución es monitoreado y puede ser manipulado a distancia; estas son algunas de las cualidades implementadas en este proyecto, al igual que los análisis en tiempo real que permiten una mejor evaluación en cuanto a calidad y consumo de energía”, Juan Callejas, director general de DME-PROSISA

Alimentación de Energía Eléctrica
El inmueble es alimentado por dos circuitos en media tensión proporcionados por Comisión Federal de Electricidad (CFE) y “recepcionados” en una transferencia automática que tiene la capacidad de transferir la carga en un periodo máximo de 1.5 s, obteniéndose una configuración de un sistema de alimentación selectiva.

Distribución de energía eléctrica en media tensión
La red de distribución interna de media tensión está integrada por dos anillos independientes, para dividir la carga del inmueble en dos grandes grupos. El primero corresponde a la carga de servicios generales y áreas comunes del edificio; el segundo está conformado por la carga de comercios y área de oficinas.

Las principales ventajas que posicionan a la red de distribución interna de media tensión instalada en Torre Diana, como una de las instalaciones más seguras, funcionales y eficientes son: tamaño hipercompacto en sus equipos que libera área del inmueble, eliminación de fluido dieléctrico en transformadores e integración de interruptores de potencia para formar los anillos de distribución interna; sistemas de conexión para 600A eliminando conexiones a presión y analizadores de redes en cada una de las vías de los interruptores de potencia; telecontrol para monitoreo, manipulación y edición a distancia en cada una de las vías de los interruptores de potencia; envío de alertas en condiciones de falla mostrando el punto liberado y los parámetros del evento; elaboración de análisis en tiempo real y transferencia de datos a CFE vía remota; equipo de alta eficiencia reduciendo significativamente las pérdidas de la red interna con respecto a sistemas convencionales, así como un mínimo mantenimiento por la propia naturaleza del equipo.

Merecedora de una certificación LEED Oro BD+C, Torre Diana es un edificio de 33 pisos, cuyas características arquitectónicas y de ingeniería lo convierten en un exponente de la edificación inteligente

Distribución de energía eléctrica en baja tensión
Los transformadores empleados en las subestaciones eléctricas son de tipo seco encapsulados en resina epóxica, con núcleo acorazado y enfriamiento AN/AF, lo que permite que absorban en forma permanente hasta un 79 por ciento de carga sobre su capacidad nominal, permitiendo instalar interruptores de enlace para transferir la carga por liberación de algún transformador, en un periodo máximo de dos segundos, dando mayor flexibilidad al sistema y mejorando así la continuidad del servicio.

El sistema de distribución secundaria, a su vez, tiene la capacidad de ser monitoreado, manipulado y editado a distancia, además de operar en forma autónoma para ejecutar las maniobras de transferencia y retransferencia de carga.

Grupos Electrógenos
El sistema eléctrico de distribución diseñado para Torre Diana fue minuciosamente concebido, a fin de prevenir cualquier tipo de contingencia que tuviera la probabilidad de interrumpir el suministro de energía eléctrica. Debido a ello, fue integrado al ya de por sí robusto sistema de distribución en media y baja tensión, un grupo de plantas de emergencia para dar respaldo a las cargas críticas de los servicios generales del edificio y sus áreas comunes, de tal manera que es uno de los sistemas con mayor nivel de seguridad actualmente instalados, partiendo de que no existe un sistema ideal que garantice en un 100 por ciento su continuidad; sin embargo, el director de DME-PROSISA asegura que se ha integrado equipo con tecnología de punta que permite acercarse a este tipo de sistemas ideales.

“La integración de equipo compacto de alta eficiencia, la posibilidad de interactuar con el sistema a distancia y la facilidad de realizar análisis en tiempo real, generan una nueva ruta en el diseño de ingeniería para las edificaciones. Muchos de estos diseños se quedan en el tintero, y es gracias a la confianza de desarrolladores como Reichmann International, Fibra Uno y Grupo MF, que pueden hacerse realidad, aportando un elemento más para conformar a la ciudad como ente productivo”, concluye Juan Callejas Trejo.