Torre Manacar

Sus constructores garantizan la seguridad total de los ocupantes en caso de un sismo de los que suceden sólo cada 2 500 años

Por Elva Mendoza / Fotografías: Fernando A. Serrano

Resultado de la colaboración entre la desarrolladora mexicana Pulso Inmobiliario, el arquitecto Teodoro González de León, la consultora de ingeniería ARUP y el despacho especializado en diseño de interiores FTA Design Studio, Torre Manacar se ha convertido en uno de los puntos de referencia arquitectónica al sur de la Ciudad de México.
Este desarrollo de uso mixto incluye espacios para oficinas, comercio y entretenimiento. La torre de 29 niveles sobre la banqueta y 12 niveles por debajo, sustituye el edificio original Manacar en Insurgentes Sur 1457, esquina con avenida Río Mixcoac, en la alcaldía Benito Juárez.
Cuenta con 22 pisos de oficinas; siete niveles de centro comercial; 11 niveles de estacionamiento subterráneo, con capacidad para 3 mil 285 autos, y cinco para el centro comercial. El quinto piso cuenta con 13 salas de cines y en el piso seis hay un gimnasio equipado con alberca. Son 12 niveles bajo nivel de banqueta, pero uno corresponde al food court, por ello son 11 de estacionamiento.

29 niveles sobre la banqueta, 12 niveles por debajo, 22 pisos de oficinas, 12 niveles de estacionamiento subterráneo

Esta obra de 144 metros de altura se construyó sobre un terreno de 8 mil 328 metros cuadrados, con cara a las cuatro calles. Contiene 185 mil 779 metros cuadrados de construcción, 46 mil 500 destinados a oficinas y 26 mil metros cuadrados rentables de centro comercial.

Seguridad antisísmica
ARUP Nueva York fue recomendada por el arquitecto Teodoro González de León a Pulso Inmobiliario, para la realización y definición de la volumetría del edificio.
A través de métodos y modelos sísmicos lograron un comportamiento de la estructura ejemplar, por encima de los parámetros de seguridad del reglamento de construcción de la capital mexicana; inclusive, la torre garantiza la seguridad total de los ocupantes en caso de un sismo de los que suceden sólo cada 2 500 años.
“La estructura está diseñada para resistir las demandas de carga vertical y carga horizontal, por lo que tiene una seguridad estructural muy alta. Está modelada por computadora. La sostienen unas columnas muy esbeltas que van de la planta baja hacia arriba y un núcleo de concreto que va de la cimentación hasta el nivel 30”, explica el arquitecto Erick Téllez Girón, gerente de Diseño de Pulso Inmobiliario, en entrevista exclusiva para Constructor Eléctrico.

Diseño inteligente por fuera y por dentro
Debido a su desempeño ecológico, energético y sustentable, la obra que inició en 2013 y se concluyó en 2017, está en proceso de obtener la certificación LEED Gold.
Para cumplir con los lineamientos de LEED, desde su diseño se optó por el uso de cristal con el fin de permitir la entrada de luz natural y, con ello, reducir el consumo de energía eléctrica. “La cantidad de cristal es muy importante. Se utilizaron 35 mil metros cuadrados de vidrio en fachada, de ellos, 30 mil 500 piezas son de diferente medida”, detalla el arquitecto Enrique Villanueva, director de Desarrollo de Pulso Inmobiliario, en entrevista para Constructor Eléctrico.
En este edificio, los sanitarios cuentan con muebles y accesorios que consumen poca agua. “Tenemos una planta de tratamiento con capacidad de 4.5 litros. El agua la utilizamos para los sanitarios, riego, sistemas HVAC, lavado de autos, riego y para la cascada de agua en el lobby de acceso”, señala a su vez Gerardo Rodríguez, Project Manager de Pulso Inmobiliario.

Los arquitectos Enrique Villanueva, Erick Téllez Girón y Gerardo Rodríguez de Pulso Inmobiliario

Los sistemas del edificio están manejados mediante un sistema de gestión inteligente (BMS, por sus siglas en inglés). “Este cerebro supervisa y controla servicios como el sistema de aire acondicionado, de forma que se garantiza su funcionamiento a niveles máximos de eficiencia y ahorro de consumo energético, entre otros sistemas de la Torre Manacar”, agrega Rodríguez.
Los equipos de aire acondicionado instalados son ultraeficientes, con la tecnología más avanzada, pues utilizan motores de calidad premium de la empresa japonesa Daikin, por lo que su consumo de energía ofrece el mejor rendimiento posible, apunta el arquitecto Téllez Girón.
El edificio cuenta con guías de diseño alineadas a la certificación LEED, en donde cada inquilino encontrará las bases de diseño para interiorismo y, con ello, garantizar la correcta operación de los sistemas del edificio y el usuario final. En las guías se establecen horarios de operación, iluminación que se debe instalar, confinamiento y tratamiento de residuos.

El proyecto cuenta con una doble cometida por parte de la CFE, proveniente de dos subestaciones diferentes

Respaldo eléctrico garantizado
Por su ubicación, el proyecto cuenta con una doble cometida por parte de Comisión Federal de Electricidad (CFE), proveniente de dos subestaciones diferentes, lo que les permitió reducir la probabilidad de que falle la energía eléctrica, explica Téllez. Sin embargo, los locales y corporativos ancla, que son los más grandes, cuentan con planta de emergencia.
“Todos los servicios generales del edificio están respaldados con plantas de emergencia. Debido a que tenemos iluminación led se consume muy poca energía, lo que permitió que se respalde casi cien por ciento de la iluminación con las dos plantas que tenemos de 1200 kW cada una, éstas respaldan salidas de emergencia, elevadores, escaleras eléctricas, todo lo necesario para transitar el edificio, por si falla el suministro de la CFE”, afirma el arquitecto Téllez.

Chillers en el cuarto de máquinas de la torre

Los elevadores son marca Kone, los cuales fueron diseñados en capacidad y número de acuerdo con un estudio de tráfico, hecho mediante un consultor especialista externo, esto para garantizar la correcta operación de los mismos. Están pensados para reducir los tiempos de espera y optimizar el trayecto.
“El proyecto está diseñado en su movilidad vertical para trabajar en total independencia entre el uso comercial y el uso de oficinas; cada segmento cuenta con elevadores y montacargas propios y se tienen consideradas escaleras eléctricas para el área comercial, estas últimas con un sistema de ahorro de energía cuando no detectan usuarios”, apunta Gerardo Rodríguez.
En el estacionamiento de este edificio inteligente hay espacios preferentes para autos compartidos, seis cargadores eléctricos Tesla, racks para más de cien bicicletas, tanto en el interior como en el exterior; además, 240 cámaras vigilan la seguridad de sus visitantes e inquilinos.

Experiencia en certificación
Cabe destacar que Pulso Inmobiliario ya se encuentra en trámites para que Torre Manacar obtenga la certificación local PAM (Programa de Autorregulación Ambiental) que otorga el gobierno de la Ciudad de México.
La empresa mexicana inició sus operaciones en el año 2000 y está dedicada al desarrollo inmobiliario en el ramo corporativo, de usos mixtos, centros comerciales, vivienda, industria y hoteles. En la actualidad cuenta con más de 350 mil metros cuadrados de oficinas AAA y 300 mil adicionales en proyecto; 2 mil 500 llaves hoteleras y 2 mil más en proceso. Pulso Inmobiliario, además, es el desarrollador y propietario de la Torre New York Life, Torre Mapfre y City Center, espacios que ya cuentan con certificación LEED.
“Muchos de nuestros inquilinos en la parte corporativa preguntan si tenemos certificación, estas firmas buscan la certificación LEED interior, si no la tienes estás en desventaja contra los competidores”, concluye Enrique Villanueva.

Las plantas de emergencia garantizan el suministro de energía de todos los servicios de la torre