Sin acceso a electricidad 15 por ciento de la población global

El reporte Global Tracking Framework 2015, desarrollado por la iniciativa Sustainable Energy for All (SE4ALL) de la ONU, indica que cerca de 1 mil 100 millones de personas, casi 15 por ciento de la población global, no tienen acceso a la electricidad y casi tres mil millones de personas, 40 por ciento del mundo, dependen de usos tradicionales de la biomasa para cocinar. El 97 por ciento viven en zonas de África Subsahariana y en desarrollo como Asia, con 84 por ciento viviendo en áreas rurales.

En contraste, “Sudamérica está en camino de ser electrificado. Sin embargo, aún deben llevarse a cabo medidas en zonas rurales para proporcionar a más personas energía limpia”, señala un comunicado de Schneider Electric.

Al finalizar el primer semestre de 2015, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) confirmó el acceso de la energía eléctrica al 98.44 por ciento de la población mexicana, y contempla proyectos de infraestructura para que en el 2018 el porcentaje alcance el 99 por ciento.

“Está comprobado que el acceso a la energía logra reducir la pobreza, mejorar la salud, aumentar la productividad, incrementar la competitividad y promover el crecimiento económico. Sin embargo, los proyectos de electrificación sólo funcionan y se benefician con el desarrollo de la experiencia y participación de la población local”, explica la transnacional francesa.

Con 44 por ciento de sus ventas provenientes de economías en desarrollo, donde la mayoría de la gente no tiene acceso a la electricidad, Schneider Electric lanzó su programa Acceso a la Energía en 2009. Esta iniciativa comprende capacitación en servicios de energía para desarrollar competencias locales, proyectos de inversión para apoyar el acceso a la energía y asociaciones para desarrollar modelos de negocio adaptados a la situación específica de la comunidad.

Los esfuerzos del Programa de Acceso a la Energía de Schneider Electric se concentran en tres iniciativas complementarias:

  1. El financiamiento de empresarios para contribuir al desarrollo de pequeñas compañías y la inversión en empresas que participan en el suministro y acceso a la electricidad
  2. La creación de modelos de negocio, distribución de canales y ofertas innovadoras dedicadas
  3. El desarrollo de cursos de capacitación en sectores de comercialización energética

Las zonas rurales tienen más necesidad de proyectos de electrificación ya que están “fuera de red”, lo que significa que no están conectadas a las redes de distribución y transmisión de energía de servicios. Puede que no sea factible extender la red eléctrica a estas localidades debido a sus ubicaciones remotas, la baja densidad de población o la falta de infraestructura existente. En consecuencia, la electricidad debería ser suministrada de manera local utilizando una de las dos opciones para dicha electrificación: sistemas independientes y miniredes.

Los sistemas independientes son fuentes de energía autónomas y de pequeña escala. A nivel mundial, 216 millones de personas utilizan estos sistemas como un acceso a la energía, ya que se han desarrollado para apoyar a las personas principalmente a nivel individual y doméstico. En especial, las lámparas o linternas solares y los sistemas domésticos solares están emergiendo como alternativas claves para satisfacer las necesidades básicas de los hogares fuera de red.

En contraste, una minired es un servicio pequeño de electricidad local que produce energía a través de un generador, y que se distribuye sobre varios cables a hogares y tiendas dentro de los alrededores. Las miniredes utilizan fuentes diésel, renovables (más batería) o combustible híbrido (combinado) para producir energía y, a menudo, incluyen un sistema de almacenamiento. Cerca de 400 millones de personas en el mundo obtienen su electricidad con esta tecnología.