La sustentabilidad como visión de negocio

Grupo Financiero Banorte descolla por sus iniciativas orientadas a fomentar una cultura del cuidado y equilibrio ecológicos, como la gestión eficiente de los recursos y la reducción de emisiones contaminantes en todas sus instalaciones, entre otras

Por Irayda Rodríguez / Fotografía Rubén Darío Betancourt

Fundado en 1899, Banorte inició sus operaciones como un banco regional en la ciudad de Monterrey y fue hasta mediados de la década de los 90 que consolidó su presencia a nacional. Actualmente, Grupo Financiero Banorte (GFNorte) opera bajo un modelo de banca universal, con una amplia variedad de productos y servicios, manejado por un equipo directivo mexicano.

Como lo da a conocer la compañía, en este contexto integran la sustentabilidad como uno de sus pilares, “con el precepto de maximizar la rentabilidad y el crecimiento del Grupo Financiero procurando el desarrollo equilibrado entre los aspectos económicos, sociales y ambientales inherentes a su operación”. Por ello, forman parte de los Índices de Sustentabilidad de la Bolsa Mexicana de Valores, del Dow Jones y FTSE4Good, además de haber firmado los Principios de Inversión Responsable de la ONU, el Pacto Mundial de la ONU y los Principios de Ecuador.

A continuación, Carmelo Santillán Ramos, exsubdirector de Sustentabilidad de GFNorte, habla acerca de los pasos que está dando la entidad para hacer un uso sustentable y eficiente de todos sus recursos, con el fin de maximizar su rentabilidad y proteger su capital financiero, social y ambiental.

“Nos enfocamos en todos los factores que pueden hacer que nuestro consumo de energía aumente o disminuya, en los kWh/m2, y observamos el resto de las variables para corregirlo”

Constructor Eléctrico (CE): ¿Cuál es panorama en México respecto a los objetivos que se tienen en edificación y sustentabilidad?
Carmelo Santillán Ramos (CSR): Creo que México va bien. Actualmente se tiene una contribución del 18 por ciento en energía limpia para generar electricidad, eso significa que se están dando pasos adelantados, pero hay que seguir al pie del cañón en la protección del ambiente, ser más competitivos y, por supuesto, que haya una mejor salud para toda la población. Aunado a esto podemos ver cientos de edificios con certificaciones LEED, cuando hace tres años no había ni la mitad. El crecimiento de edificios sustentables implica que la iniciativa privada también está siguiendo el camino correcto, que es competitivo y que no es filantropía porque, finalmente, brinda retornos económicos muy atractivos.

CE: ¿La eficiencia energética es una cuestión relacionada con los objetivos de negocio?
CSR: Totalmente. El gasto de energía, en general, es uno de los top en casi todas las empresas y que las estrategias de eficiencia energética te pueden dar un porcentaje de ahorro de 5, 10 o incluso 15 por ciento, estamos hablando de porcentajes que se traducen en millones de pesos. Es un área de oportunidad donde las empresas deben que empujar más.

CE: Recientemente, les fueron otorgaron dos premios del programa Excelencia en Eficiencia Energética en Edificios E4, ¿qué representa esta distinción para el grupo?
CSR: Primero que nada, es un orgullo, pero, más allá, destaca la importancia de la creación de un programa piloto de eficiencia energética pionero en México, un benchmark con el universo de edificios bancarios en el país. A nosotros nos da mucha información, nos enteramos dónde estamos colocados y en qué tenemos que mejorar en cuestión de eficiencia energética y sustentabilidad en nuestros edificios.

CE: ¿Qué líneas de acción han seguido en estos rubros que menciona?
CSR: En 2010, se estableció el área de responsabilidad social y sustentabilidad en Banorte, con el propósito de luchar contra el cambio climático; hemos redoblado esfuerzos para medir y reducir las emisiones de dióxido de carbono, así como conocer nuestra huella de carbono. Por ejemplo, de 2009 a 2014 logramos un 20 por ciento menos de emisiones por empleado y para 2020 queremos otro 13 por ciento. También redujimos 1.89 por ciento nuestro consumo de electricidad por trabajador. Son acciones que tienen una recompensa económica porque disminuimos nuestro gasto operativo en ese aspecto.

CE: Específicamente, ¿qué cualidades llevaron a sus edificios a obtener el reconocimiento?
CSR: En el caso de Morelia, que fue el que tuvo la mejor puntuación, es una construcción con una iluminación muy eficiente y donde se aprovecharon mucho los espacios. No obstante, es un inmueble antiguo, está muy bien construido y el aislamiento y la envolvente están perfectamente diseñados. Por su parte, el centro de contacto Banorte es uno de nuestros edificios emblemáticos en Monterrey. Es nuestro call center con más de 2 mil 400 empleados y aunque no tiene una certificación LEED, fue proyectado con consideraciones muy avanzadas en eficiencia energética, por ejemplo, en el desempeño de los equipos de aire acondicionado.

Básicamente, nos enfocamos en todos los factores que pueden hacer que nuestro consumo de energía aumente o disminuya, en los kWh/m2, y observamos el resto de las variables para corregirlo, ya sea que algún equipo no funcione bien o que los hábitos de los colaboradores sean poco eficientes. La idea es que, teniendo esa métrica y con una gestión de la información confiable, podamos tomar medidas para controlar y reducir el consumo energético.

CE: ¿Integran a las energías renovables en estas estrategias de sustentabilidad?
CSR: Actualmente, apenas dos de nuestras sucursales abastecen el 50 por ciento de su electricidad mediante un sistema de paneles solares; sin embargo, estamos analizando la compra de energía renovable con varias empresas para establecer algún contrato a mediano o largo plazo, con un buen retorno de inversión. Esperamos dar la noticia pronto, de que ya establecimos un acuerdo. Hay que saber cómo enfocar la estrategia para que el retorno de inversión sea el plazo más corto posible, que es lo atractivo y lo que hace más competitivas a estas tecnologías.