La apertura del mercado de los combustibles, un camino lleno de incertidumbre

Cuando el Gobierno Federal implementó la Reforma Energética afirmó que una sus acciones sería abrir el mercado de las gasolinas para que los precios de los combustibles disminuyeran. No obstante, lejos de bajar, sus precios se han disparado. Esta situación ha causado el descontento de la población dando pie a compras de pánico, desconfianza generalizada, desabasto del producto y hasta protestas sociales y actos de rapiña.

Por estas razones, Juan Acra, presidente del Consejo Mexicano de la Energía (Comener), urgió a Petróleos Mexicanos y la Comisión Reguladora de Energía garantizar el abasto de gasolinas en tanto no se desarrolle la infraestructura pertinente para su distribución. La población, por su parte, considera que estas medidas son la consecuencia directa de la falta de organización de un proceso atropellado de apertura comercial.

El titular de la Comener exhortó a las autoridades a que el Comité Nacional de Productividad sea convocado en su Capítulo de energía, con el fin de que las autoridades hacendarias, del sector energético y privadas planeen el abasto y distribución del combustible. De igual manera pide que se analice la composición del importe final, el cual estará sujeto a la oferta y demanda del mercado, así como al comportamiento internacional del petróleo y al control del sector privado.

Por otro lado, precisó que las autoridades públicas fijarán un monto máximo inicial de venta entre los nuevos competidores, aunque al final será cada empresa gasolinera la que establezca sus costos. Esto significa que el camino hacia la estabilización del mercado pasará por periodos de altos precios e incertidumbre. Lo anterior implica que los impuestos fijados por el gobierno ya no se utilizarán para compensar las variaciones y subsidiar el costo, sino para recaudar.

Fuente: Consejo Mexicano de la Energía