Instituto de Energías Renovables

Enclavado en Temixco, Morelos, este centro de investigación superior busca ampliar el conocimiento teórico-práctico alrededor de las fuentes renovables, a fin de formar personal altamente capacitado

Foto superior: Panorámica del Instituto de Energías Renovables de la UNAM, en Temixco, Morelos

Por Paloma Lozano / Fotografías: cortesía del IER

El Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), surgió en enero de 2013 como una transformación del Centro de Investigación en Energía (CIE). Pertenece al Subsistema de la Investigación Científica de la UNAM y forma parte del Campus Morelos de la misma institución. Se ubica en el poblado de Temixco, debido a la gran cantidad de radiación solar que recibe esa zona.

Tiene como misión realizar investigación científica básica y aplicada en energía, con énfasis en las fuentes renovables que contribuyan al desarrollo de tecnologías sustentables. En sus instalaciones, se imparten estudios, asesorías y capacitación para distintos sectores de la sociedad; también forma recursos humanos especializados y divulga información sobre sus investigaciones.

Mantiene colaboración institucional con entidades gubernamentales, no gubernamentales y públicas, para formular, elaborar, evaluar y administrar proyectos multidisciplinarios y sustentables. Los convenios del IER cubren los ámbitos nacional e internacional y son de tipo académico, para el licenciamiento, desarrollo tecnológico y coedición de publicaciones entre otros objetivos.

De acuerdo con el director del Instituto, Jesús Antonio del Río Portilla, la iniciativa comenzó en 1985 cuando se creó el laboratorio de energías solares, el cual formaba parte del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la UNAM. Su propósito era impulsar las fuentes renovables, específicamente la solar, por lo que, en un principio, se consolidó sólo como un laboratorio de investigación.

Más tarde, en 1996, se transformó en el Centro de Investigación en Energía (CIE), ampliando su panorama de estudios. Finalmente, en 2013, alcanzó un crecimiento superior en cuanto a personal e infraestructura, por lo que se convirtió en el Instituto de Energías Renovables.

“Hoy, el Instituto de Energías Renovables es el máximo nivel en entidades de investigación que tiene la UNAM”, afirma el directivo del Instituto, en entrevista para Constructor Eléctrico.

Entre sus objetivos institucionales está el ser eficientes para generar conocimientos de frontera; generar recursos humanos de calidad para resolver problemas energéticos en el marco del desarrollo sustentable; potenciar las capacidades en la difusión del conocimiento en energías renovables; propiciar la germinación de industrias en áreas afines; coadyuvar a la transformación de la UNAM en una universidad sustentable, así como incidir en la formulación de normas y metodologías para la evaluación y aplicación de los recursos renovables disponibles en el país.

Jesús Antonio del Río Portilla

El IER también atiende solicitudes externas de organismos académicos, gubernamentales y privados, para realizar servicios tecnológicos entre los que destacan:

  • Consultoría en diseño bioclimático y confort térmico de edificaciones
  • Consultoría en energía eólica
  • Consultoría en gestión de innovación basada en ciencia
  • Consultoría en sustentabilidad y energía
  • Consultoría para diseño de sistemas solares de calentamiento (fototérmicos)
  • Consultoría para diseño e instalación de sistemas fotovoltaicos
  • Revisión y elaboración de productos de comunicación de la ciencia
  • Servicios del Laboratorio de Secado Solar (deshidratación solar)
  • Servicios del Laboratorio Nacional para la Evaluación de Módulos Fotovoltaicos

Además, ofrece al sector gubernamental la supervisión de algunas instalaciones de sistemas, por lo que tienen convenios de colaboración con los gobiernos de Tabasco y Guerrero para la instalación de sistemas fotovoltaicos donde supervisan la infraestructura del sector eléctrico.

En lo referente a la educación, además de la licenciatura de Ingeniería en Energías Renovables, cuentan con programas de posgrado en la modalidad de maestría y doctorado para los egresados de áreas de las ciencias e ingenierías, tales como Ingeniería Química, Mecánica, Eléctrica, Industrial, en Energía, Física, Matemáticas, Arquitectura, entre otras.

Para ingresar a alguna de estas opciones, es necesario que los egresados de licenciatura o maestría pasen por un proceso de admisión, que toma en cuenta elementos condicionantes, tales como trayectoria académica previa y resultados en exámenes de admisión, entre otros requisitos, dependiendo el área de estudio.

En el ámbito laboral, la coordinación académica del IER cuenta con una página de Vinculación Laboral que ofrece a los alumnos y egresados la facilidad de relacionarse con instituciones en las que puedan aplicar sus conocimientos y habilidades profesionales.

Los egresados del Instituto, adquieren la capacidad para colaborar en plantas de generación y conversión de energía, así como en diversas empresas, instituciones e industrias, desde la generación de energía eléctrica y de la construcción, hasta la minera, siderúrgica, agroindustrial, de alimentación, salud y transporte.

Proyectos de investigación

Los ingenieros en Energías Renovables tienen un papel relevante en el desarrollo tecnológico, económico y social del país, ya que son capaces de interactuar en grupos multidisciplinarios con una visión reflexiva y crítica. “Tenemos al menos un egresado del Instituto en cada estado trabajando en un centro de educación superior, es decir, contamos con una red de egresados laborando tanto en instituciones y universidades como en la iniciativa privada; algunos de nuestros egresados ya son empresarios instalando sistemas de fuentes renovables”, explicó el directivo del IER.

En la actualidad, el Instituto posee una amplia cantidad de proyectos financiados por el Conacyt, DGAPA-UNAM e ingresos extraordinarios.

Horno solar del IER

En cuanto a la propiedad intelectual de las invenciones generadas por el IER, se gestionan ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) y el Instituto Nacional de Derechos de Autor (Indautor), solicitudes de patentes, de marca, de registros y derechos de autor.

“Somos un instituto de nivel internacional, enclavado en Temixco, Morelos. Estamos desarrollando conocimiento y formando talento para el país y el mundo entero en los temas relacionados con las energías renovables”, agrega del Río Portilla.

El Instituto, además, tiene la expectativa de cultivar todas las fuentes renovables, a fin de generar conocimiento alrededor de ellas y formar personal capacitado en este ámbito. “Esperamos crecer 10 por ciento en los próximos tres años. En cuanto a la cantidad de alumnos, esperamos crecer 20 por ciento más”, concluye el directivo del IER.