Iluméxico: energía solar para todos

Con ocho años de existencia, se trata de una de las empresas sociales más atractivas del sector, llevando luz a las comunidades más necesitadas por medio de un programa integral que, además, genera fuentes formales de trabajo

Por Antonia Tapia

México es una nación que posee recursos energéticos abundantes y diversos. Sin embargo, muestra un rezago en el acceso a la electricidad, aproximadamente 500 mil viviendas, que representan más de 3 millones de personas, carecen de ese servicio. Sobre todo, en comunidades indígenas y rurales.

Frente a este panorama, y con miras a disminuir esa brecha, en 2010 surgió Iluméxico, empresa social cuyo programa integral no sólo busca llevar luz solar a los hogares que más lo necesitan, sino también capacitar a las comunidades en el uso de ese tipo de energía renovable, a la par de generar puestos formales de trabajo.

“En ocho años hemos llevado luz a través de paneles fotovoltaicos a cerca de 11 mil familias y ya tenemos presencia en 20 estados, como Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Campeche”, señala Manuel Wiechers, director general y cofundador de Iluméxico.

El camino de Wiechers como emprendedor inició en 2008, cuando se asoció con un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Iberoamericana para establecer una compañía que sería el antecedente de Iluméxico.

Luz para todos
De acuerdo con datos oficiales, 2.3 por ciento de la población en el país no tiene acceso a la red eléctrica y para iluminarse recurren a fuentes costosas y dañinas para su salud, como velas o diésel para el candil. Esa falta de acceso tiene un gran impacto en el desarrollo y calidad de vida de los miembros de las comunidades.

Para aprovechar mejor el recurso solar, la empresa diseñó el controlador de carga Prometeo, el cual se encarga de regular la cantidad de energía eléctrica que produce un panel, administrarla correctamente en una batería y, mediante un interruptor, regular la intensidad de la luz que el usuario elija. De esa manera, el sistema que se integra en equipos solares unifamiliares de 25 W a 300 W resulta más eficiente.

Cabe destacar que, gracias a su ubicación, el territorio mexicano se encuentra entre los países que forman el llamado cinturón solar con una irradiación mayor a los cinco kilowatts por hora por metro cuadrado al día, condiciones que convierten a la luz emitida por el sol en una fuente renovable con enorme potencial.

“La energía solar ha sido la opción más viable por las condiciones geográficas y económicas de las comunidades, ya que permite alimentar equipos autónomos y descentralizados. Además, en el país hay un potencial enorme”, menciona Wiechers, quien recibió el reconocimiento del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) por el diseño de Prometeo.

Práctico y eficiente
Cualquier comunidad que no tenga electricidad califica para recibir los equipos que comercializa Iluméxico, ya sea que se trate de una vivienda o de establecimientos de mayor tamaño como centros comunitarios, sanitarios o escuelas.

Los equipos de iluminación y electrificación sirven para distintas actividades y funciones, como encender focos, cargar equipos de telefonía o cómputo, y también en iluminación pública.

Además, son fáciles de instalar y su mantenimiento puede realizarse por los mismos usuarios, lo cual, hacia el interior de las comunidades, genera fuentes de trabajo por medio de los centros de atención que promueve el programa.

En la actualidad, la compañía ha superado los 500 KW instalados, cuentan con 12 centros de atención y 62 personas trabajando de tiempo completo.

Los equipos de Iluméxico se adquieren a través de un sistema de microcréditos, que en algunos casos cuenta con subsidio gubernamental. A nivel vivienda, el rango más bajo del sistema de pago se encuentra entre los 140 y 150 pesos, y el más alto entre los 400 y 500 pesos mensuales.

“Las familias gastan 200 pesos al mes en fuentes de iluminación nocivas y contaminantes. Nosotros buscamos que ese mismo gasto sea equivalente a lo que ellos están invirtiendo”, indica el director general.

Gracias a este tipo de acciones, Iluméxico ha obtenido varios reconocimientos, como el premio Santander o Iniciativa México.

Programa integral y sostenible
El programa que promueve Iluméxico no sólo se encarga de instalar celdas solares en las viviendas, es una propuesta integral que trabaja continuamente in situ, con las familias de las comunidades.

Además, impulsa el empoderamiento social mediante la capacitación tecnológica, programas de educación ambiental y financiera y actividades con enfoque de género para fortalecer el rol de las mujeres en la sociedad.

“Nos involucramos en todas las partes de la cadena. Empoderamos a jóvenes y mujeres de la región. Los capacitamos para ser técnicos que puedan dar mantenimiento a los equipos y participar en los procesos. Al involucrar a toda la comunidad nuestra intervención se vuelve integral”, asevera Manuel Wiechers.

La firma cuenta con inversionistas formales y es un emprendimiento rentable. A lo largo de su existencia ha trabajado con distintos gobiernos estatales y ha logrado el apoyo de fondos privados y de instituciones gubernamentales, como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

“Al convertir la empresa en un negocio lo haces más eficiente, es una forma de darle mayor calidad a las familias y es un modelo rentable. Trabajar con una visión empresarial es la única forma de generar un impacto duradero y a gran escala”, asegura Wiechers.

A futuro…
Para este año, el director general de Iluméxico comenta que planean abrir nuevos centros, expandirse hacia otros lugares y aprovechar lo que está pasando actualmente en el sector, como los apoyos en electrificación rural que está promoviendo el gobierno.

“Este año queremos hacer entre 6 y 7 mil instalaciones; actualmente llevamos cerca de 1 mil 200. La idea es seguir con la misma visión, fortalecernos en México y pensar en otros países de Latinoamérica”, afirma.

Asimismo, esperan realizar alianzas con empresas de instalaciones eléctricas para apoyarse en ese crecimiento. En ese sentido, invitan a entidades y empresas privadas a trabajar en conjunto.

Finalmente, Wiechers agrega que el gran reto de la empresa es lograr su consolidación. “Llevamos ocho años con muy buenos logros, pero todavía nos hace falta crecer más y llegar a más lugares”, concluye.