Ideas brillantes para el bajo consumo

Dirigidas sobre todo a usuarios finales, las recomendaciones  de organismos internacionales para lograr la eficiencia en el consumo de energía en América Latina y el Caribe tienen como objetivo promover la cultura del ahorro y la sustentabilidad de los recursos*

Redacción, con información de OCDE/AIE y BID

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Internacional de Energía (AIE) apoyan a gobiernos y corporaciones en la implementación de mejores prácticas para mejorar la eficiencia energética en América Latina y el Caribe. Este artículo tiene como objetivo, a través de 25 recomendaciones, fomentar el ahorro de energía en las actividades del día a día, sin sacrificar el nivel de confort, ya sea en la casa, el trabajo o la movilización diaria.

Las siguientes ideas surgen a partir de la colaboración del BID y la AIE en la iniciativa mundial de las Naciones Unidas titulada “Energía sostenible para todos”, cuya meta principal es duplicar el ritmo de mejora en eficiencia energética en el mundo.

Para comenzar
1. Sígale la pista al gasto. Verifique sus facturas y calcule sus gastos mensuales de energía.
2. Involucre a toda la familia. Converse con su familia sobre cómo, con la participación de todos, pueden reducir sus gastos de energía, en la cocina, cuando se lava, se usa la TV, se carga el celular, en recreación y transporte.
3. Compre de manera informada. Cuando adquiera equipos y electrodomésticos nuevos para su casa o trabajo, pregunte por los más eficientes del mercado.
4. Saque provecho de programas de apoyo e incentivos existentes. Acérquese a las oficinas de gobierno o autoridades locales para obtener información relacionada con ahorro de energía y averigüe acerca de la ayuda o incentivos  vigentes.
5. Hable con su comunidad. Comparta noticias y sugerencias de cómo ahorrar dinero y energía con sus amigos, parientes y vecinos.

La eficiencia energética empieza en casa
6. Verifique si su hogar cumple con los estándares modernos de energía. Las paredes, piso y techo deben estar bien aislados térmicamente, con sellos entre marcos de puertas y de ventanas, y vidrios dobles (especialmente en localidades con veranos e inviernos intensos), para ayudar a disminuir la variación de temperatura en el interior.
7. Si está planeando comprar o construir una casa nueva o remodelar la existente, aproveche para incluir medidas ahorradoras de energía adicionales en el diseño. Hay que asegurarse de que los constructores aplicaron medidas de eficiencia en su arquitectura, construcción o remodelación. La posición de la casa, sistemas proveedores de sombra, tipos de ventanas y sistemas de calefacción y ventilación naturales, permiten mejorar el confort de la casa, al tiempo que se reduce el consumo energético y los costos.
8. Tome en cuenta medidas simples para reducir el costo de energía en su casa:

  1. Si cuenta con un sistema de calefacción central, verifique la temperatura del termostato. La temperatura ideal, normalmente es de 21 °C.
  2. Cuando sea posible, busque usar ventiladores en vez de equipos de climatización mecánicos.
  3. Si cuenta con uno o más equipos o sistema de aire acondicionado central, verifique su termostato. La temperatura ideal es, normalmente, de 23 °C. Si puede usar termostato, busque adquirir los más modernos que son programables y con conexión a internet que permitan el control a distancia, aunque esté fuera de casa.
  4. Cuando las temperaturas exteriores están bajas: 1) cierre sus ventanas y cortinas en la noche para mantener el calor, y 2) cuando ventile o renueve el aire interior de su casa, apague la calefacción.
  5. Cuando las temperaturas exteriores están elevadas: 1) cierre sus ventanas y cortinas para reducir la entrada de calor, y 2) cuando ventile o renueve el aire interior de su casa, apague el aire acondicionado.

9. Cuando alquile o compre una casa, verifique si ésta cuenta con una etiqueta de desempeño energético y, si es posible, elija un inmueble con la mejor eficiencia posible.
10. Disfrute del mejor desempeño

  1. No caliente ni enfríe su casa con las ventanas o puertas abiertas.
  2. Procure calentar o enfriar sólo los sectores que está ocupando.
  3. En la medida de sus posibilidades, opte por instalar cortinas bloqueadoras.
  4. Asegúrese que su sistema de calefacción y aire acondicionado reciben mantenimiento anual y cambie filtros con frecuencia.

11. Procure sustituir su sistema de calefacción o caldera antiguos (más de 10-15 años).

  1. Considere sustituir su equipo de aire acondicionado (especialmente si tiene más de 10 años de uso) por un sistema moderno y altamente eficiente, al igual que su refrigerador. Escoja los sistemas con tecnología Inverter.
  2. En caso de reemplazar sus ventanas, procure optar por vidrios dobles y reflexivos, para ayudar a mantener el calor en el interior, el frío en el exterior, y viceversa.

Aparatos en casa
12. Al comprar nuevos electrodomésticos, verifique su desempeño energético y etiqueta que indique que se trata de un equipo eficiente.
13. Reduzca sus costos de energía, simplemente alterando su comportamiento diario:

  1. Utilice las funciones de economía de energía en sus computadoras y tabletas. Apague el monitor.
  2. Desconecte los equipos y sistemas de entretenimiento cuando no estén en uso.
  3. Desenchufe todos los equipos que estén conectados a la red eléctrica porque la energía siempre sigue circulando por el cable para alimentar luces indicativas o relojes, por ejemplo.
  4. Mantenga el refrigerador en 5 ºC y el congelador en -18 ºC.
  5. Use ollas a presión o con bases gruesas y utilice las tapas. Mantenga la puerta del horno cerrada.
  6. Revise que su instalación no tenga fugas. Desconecte todos los equipos eléctricos y asegúrese que todos los interruptores están en posición de apagado. Luego revise su medidor; éste no deberá registrar ningún consumo; si lo hace es porque hay alguna fuga, busque a un electricista para que revise la instalación y repare lo necesario.

Iluminación bien hecha
14. ¡Ame las lámparas eficientes! ¡Compre luminarias eficientes! Los focos leds utilizan 10 por ciento menos energía y tienen una vida útil al menos tres veces más que las lámparas fluorescentes, todavía más cuando se comparan con bombillos incandescentes (85 por ciento menos energía y 50 veces más de vida útil).
15. Para reducir sus costos de iluminación sistemáticamente:

  1. Aproveche al máximo la luz natural.
  2. Apague las luces cuando no necesite iluminación.
  3. Use lámparas dedicadas al punto necesario, en lugar de alumbrar toda la sala cuando ésta no requiera de mucha luz en el ambiente.
  4. Limpie regularmente sus focos, lámparas, luminarias.
  5. Use sensores de presencia y controles limitantes de tiempo, tradicionales o los electrónicos más modernos, incluso con conexión a internet que permiten control a distancia.

En su trabajo
16. Pregunte al administrador en su lugar de trabajo sobre planes de gestión de energía para el edificio y su empresa/institución en general. En el caso de que no existan, pregunte si hicieron auditorías energéticas para identificar medidas de cómo reducir los costos de energía.
17. Considere reemplazar los motores eléctricos industriales, principalmente cuando empiezan a fallar y sustitúyalos por motores industriales de alta eficiencia con menores costos de operación.
18. Establezca un premio anual para los empleados que tengan ideas para reducir el consumo de energía de la empresa/institución.
19. Estimule la aplicación de medidas de eficiencia energética (por ejemplo, apagar computadoras y luces cuando no son requeridas).

* Este texto es una adaptación del estudio titulado 25 Bright Ideas, elaborado por la Agencia Internacional de Energía y el Banco Interamericano de Desarrollo. Éste último preparó las versiones en español y portugués, por lo que pueden existir algunas discrepancias con la versión inglesa.