Gestión Digital del agua: elemento capital para las renovables

De acuerdo con la ONU, el 90 por ciento de la generación eléctrica en el mundo demanda enormes cantidades de agua en sus procesos. Por esta razón, la forma en la que se gestiona este recurso debe transformarse, abriendo el camino para el uso de tecnologías digitales, como el Internet de las Cosas y el Smart Data Analytics

Por Redacción

La dependencia que manifiesta el sector energético del agua (H20) y viceversa gira en torno a tres cuestiones elementales: los sistemas de gestión e infraestructura de este recurso, la eficiencia de éstos y la energía sostenible, así lo enunció la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante el Decenio Internacional para la Acción “El Agua Fuente de Vida”.

Y así como el H20 es indispensable para el desarrollo de infraestructuras energéticas, donde la energía hidroeléctrica suministra alrededor del 20 por ciento de la electricidad mundial, cerca del ocho por ciento de ésta es utilizada para extraer agua, someterla a tratamiento y llevarla hasta los consumidores.

De igual manera, la ONU prevé que, para 2035, la demanda energética aumentará 35 por ciento, lo que significa que el consumo hídrico por parte del sector aumente, a su vez, 85 por ciento. A esto, se suma la mala administración del recurso, las filtraciones  y el dispendio de hasta 35 por ciento del agua del mundo, lo que a su vez se traduce en pérdidas de más de 12 mil 500 millones de euros anuales, de acuerdo con estimaciones del Banco Mundial.

Por ello, uno de los temas más discutidos durante el 8º Foro Mundial del Agua, organizado en marzo de 2018 por el Consejo Mundial del Agua (WWW, por sus siglas en inglés), fue la gestión sostenible de este líquido vital, que impacta de cerca al sector de las tecnologías limpias. En este sentido, Rodrigo Villamizar, Head of Strategy Americas de Kaiserwetter, asegura que el agua y las energías renovables deben impulsarse como una unidad, en la cual el concepto de la digitalización es fundamental para este binomio.

La alternativa de la digitalización

Entonces, ¿cómo podría realizarse una efectiva integración de la tecnología en la gestión de este recurso? Villamizar comenta que Kaiserwetter ha logrado una mayor optimización y rentabilidad de las plantas eólicas y solares mediante la gestión de activos en una plataforma digital, un avance que, asegura, puede extrapolarse para ser más eficientes con la gestión del agua.

De igual forma, el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y el Smart Data como servicio (DaaS o Data as a Service) han maximizado la producción de plantas eólicas o solares, haciéndolas más eficientes y baratas. Asimismo, es posible lograr una optimización de las centrales hidroeléctricas, considerando que la energía a generado por éstas representa el 54 por ciento del total de la potencia renovable a nivel mundial, según un estudio publicado por REN21.

“La generación eléctrica tiene que ser muy racionalizada con respecto al tema hídrico para que sea totalmente eficiente. Como compañía, en Kaiserwetter mantenemos una filosofía enfocada en las fuentes renovables y consideramos que, más allá de la hidroeléctrica, también deben escalar las energías que no utilizan agua, como la solar (en lo fotovoltaico) y la eólica”, sostiene Villamizar.

El directivo afirma que tanto los proyectos hídricos como los de energía generan grandes cantidades de información; sin embargo, solamente el uno o dos por ciento de esta cantidad de datos se emplea para ser analizada y tomar decisiones que ayuden a optimizar la gestión.

“Lo que necesitamos es que los dueños de los activos de las plantas de generación o tratamiento autoricen utilizar los datos que generan los proyectos. Una vez obtenida esa información, la pasamos a la nube para hacer una comparativa con los proyectos a nivel mundial, este intercambio es una manera de beneficiar todo lo que se está haciendo en el planeta”, manifiesta Villamizar.

La energía hidroeléctrica representa el 54 % del total de la potencia renovable a nivel mundial

México y Latinoamérica, pioneros en desarrollo sostenible
En este escenario, la digitalización del consumo hídrico a través de sensores y software inteligentes, que ya se aplica en Europa y Estados Unidos, ha llegado también a Latinoamérica. Por ejemplo, en Nuevo León, el Centro del Agua para América Latina y el Caribe ya trabaja con el Banco Interamericano de Desarrollo y empresas privadas en uno de los primeros proyectos de “agua digital” de México.

Este sistema, aplicado a un estado con siete presas, permitiría medir el volumen de H2O que utilizan las compañías en sus procesos, el consumo de agua azul y verde, y proporcionaría información acerca de las aguas residuales, al detectar compuestos químicos y biológicos.

Sin embargo, todavía quedan desafíos por superar. Como ejemplifica Rodrigo Villamizar, el sector eléctrico mexicano, aunque está bastante desarrollado, se enfrenta la ineficiencia y pérdidas en la red nacional: “Estos dos factores representan casi el 18 por ciento de las pérdidas totales, es decir, uno de cada 15kW en el país no se utiliza o se desperdicia”.

El especialista añade que México no ha desarrollado completamente una red inteligente, y que ésta necesita ser mucho más activa en cuanto a lo que produce y cómo se consume. “Por lo tanto, una plataforma digital ayudará a que todo esto pueda llevarse a cabo y se utilice no sólo en la parte de generación, sino que también abarque la transmisión, distribución y comercialización. Ahí, el país tiene un gran camino por recorrer”, enfatiza.

Sin embargo, una de las grandes apuestas fueron las Subastas de Largo Plazo llevadas a cabo en el territorio nacional, ejercicios a los que Rodrigo Villamizar califica como un gran compromiso con el desarrollo de las fuentes limpias por medio de contratos para el sector.

Tanto los proyectos hídricos como los de energía generan grandes cantidades de información; sin embargo, solamente el 1 o 2 por ciento de esta cantidad de datos se emplea para ser analizada y tomar decisiones que ayuden a optimizar la gestión

“Será fundamental integrar todas las inversiones renovables. Esto tiene que ser un proceso coordinado a través de la nube, con métodos digitales para el manejo de los activos, y eso es lo que nosotros ofrecemos al mundo. En Kaiserwetter, creemos que México es uno de los mercados más interesantes para ello”, destaca Villamizar.

Para concluir, agrega que, una vez consolidada la primera fase de la digitalización, se puede dar el paso a una nueva transformación en la que se alcancen desarrollos importantes con la integración de los proyectos hídricos y energéticos en la dinámica del blockchain.

“Además del manejo de datos, es necesario considerar que las baterías o el almacenamiento de la electricidad son fundamentales para integrar a las renovables en la matriz energética. En ese rubro, somos la primera empresa que está logrando este objetivo y nos interesa replicarlo en países como México”, concluye Villamizar.

La crisis del agua en cifras
Unos 2 mil 100 millones de personas NO tienen acceso a agua potable

Fuente: OMS/UNICEF, 2017

Aproximadamente, 4 mil 500 millones de personas carecen de servicios de saneamiento salubres

Fuente: OMS/UNICEF, 2017

La escasez de agua afecta al 40 por ciento de los habitantes del planeta

Fuente: OMS

El 90 por ciento de los desastres naturales están relacionados con el agua

Fuente: UNISDR

El 80 por ciento de las aguas residuales vuelven a los ecosistemas sin haber sido tratadas o reutilizadas

Fuente: UNESCO, 2017