Energía solar de pequeña escala a la agenda nacional

La Asociación Nacional de Energía Solar afirma que los argumentos de la Comisión Federal de Electricidad tendrán consecuencias desfavorables, tras el amparo interpuesto por ese organismo en contra de las medidas en materia de Generación Distribuida

Por Asociación Nacional de Energía Solar

S i bien la Generación Distribuida (GD) se mantiene en franco crecimiento en México, aún se encuentra por debajo del enorme potencial que tiene, a pesar de que hace más de un año (8 de marzo de 2017) se publicaron las Disposiciones Administrativas de Carácter General en la materia, así lo consideran expertos de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) delimitó tres modalidades de contraprestación: medición neta de energía (net metering), facturación neta (net billing) y venta total de energía; además, ordenó a los operadores pagar la energía generada a precio de mercado, conocido legalmente como Precio Marginal Local.

A pesar de que el net metering mantiene un crecimiento sostenido del 100 por ciento, aún es bajo, debido a que no se aprovecha todo el potencial solar que tiene México.

La radiación solar en promedio es de 5.5 kWh al día por metro cuadrado, casi el doble de lo que recibe Alemania. Sin embargo, este país se encuentra entre las naciones con mayor capacidad instalada con más de 43 GW en 2016, no obstante que recibe menos horas de Sol.

En 2015, México tenía una capacidad instalada de 117,539 kW con 16 mil 985 contratos registrados ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Para 2016 alcanzó la cifra de 247,604 kW, lo que se traduce en 29 mil 560 convenios; a finales de 2017 se tenían registrados 57 mil 277 y 400.39 kW en capacidad instalada.

Hasta hace unas semanas sólo crecía el net metering, mientras que la venta total de energía ya tiene tres contratos firmados e interconectados, la facturación neta se ha frenado, entre otras cosas, por la incertidumbre que genera el amparo interpuesto por CFE al oponerse a acatar el precio marginal local establecido en las disposiciones de la CRE como contraprestación de energía.

Según ANES, la Reforma Energética abrió la puerta a grandes empresas y a los pequeños generadores (usuarios finales), lo que tiene ventajas operativas, pues al estar distribuidos no utilizan la transmisión mayor, por lo tanto, la electricidad no recorre grandes distancias, con lo que se disminuyen las pérdidas técnicas.

En net billing no hay un solo contrato firmado
Las disposiciones administrativas tuvieron un error: crearon nuevos esquemas pero no otorgaron tiempo al suministrador de servicios básicos para adaptar sus sistemas a las nuevas modalidades que, por primera vez, obligan al pago de energía a los pequeños productores. Esto generó problemas operativos que fueron retrasando las interconexiones, en algunos casos hasta por varios meses.

Recientemente, la CRE les otorgó un plazo de hasta 100 días para adaptar sus sistemas y, ahora sí, resolver los retrasos y pagar sus obligaciones con los generadores exentos. Esto empieza a dar certeza a usuarios finales y al mercado.

El modelo cambia la forma de participación del cliente (usuario final) al convertirse en un ente activo del mercado mediante la figura de prosumidor, creada en Argentina, uno de los modelos que más empleos genera en el sector eléctrico. Esta adaptación a las normas dará certeza a todos.

Ahora, la CFE tendrá esquemas claros, ofrecerá certeza a la industria y los argumentos del amparo interpuesto desaparecerán para estabilizar el mercado.

A decir de la ANES, la Reforma Energética abrió la puerta a las grandes empresas y los pequeños generadores (usuarios finales), lo que tiene ventajas operativas, pues al estar distribuidos no utilizan la transmisión mayor, por lo tanto, la electricidad no recorre grandes distancias, con lo que se disminuyen las pérdidas técnicas, además de que se abarata la operación de la red, se incrementa su resiliencia y se disminuye la tensión en las redes generales de transmisión, que son beneficios que da la generación distribuida y que no es pagada por ellos.

Por ello, es esencial otorgar mayor relevancia a la Generación Distribuida, de lo contrario se limita la oportunidad al usuario final de participar en la transición energética, lo que llevaría a México a una independencia en este ramo.

Por último, cabe mencionar que la Generación Distribuida tiene una ventaja más: sólo se requiere del Sol y paneles solares, lo que se considera como energía limpia. La misma CRE determinó que entre las subastas de largo plazo y la Generación Distribuida permitirán a México anticipar hasta por tres años sus compromisos-nación al generar 35 por ciento de energías renovables para 2024; así como los compromisos asumidos dentro del Acuerdo de París.

 

La Asociación Nacional de Energía Solar A. C. (ANES) es una organización civil sin fines de lucro. Se creó 1980 ante la necesidad de agrupar a científicos, profesionistas, industriales, estudiantes y personas interesadas en las energías renovables con la finalidad de construir una política energética que promueva e incentive su uso.