El camino para ahorrar

Eficiencia y ahorro mantienen un vínculo estrecho; por ello, poner en práctica estas estrategias en los sectores comercial, de servicios e industrial conducirá a un uso más racional de la electricidad. A su vez, esto se verá reflejado en indicadores, el monto de las facturas y el nivel de emisiones de CO2  liberadas a la atmósfera

Por Redacción, con información del FIDE

E n noviembre, las tarifas eléctricas para el sector comercial registraron incrementos de entre 1.5 yw 2.4 por ciento, en relación al 2016. Esto conduce a que quienes participan en este mercado emprendan estrategias para un mejor aprovechamiento de la electricidad.

El segmento de comercios y servicios está conformado por las cadenas y usuarios independientes de hoteles, restaurantes, tiendas departamentales, planteles educativos, hospitales, plazas comerciales, edificios y empresas prestadoras de servicios. Al ser susceptibles de reducir su consumo de electricidad, lograrían incrementar su productividad y competitividad.

Entre las medidas para fomentar la eficiencia energética en este sector destacan:

Iluminación

  • Reemplazar las lámparas incandescentes por fluorescentes compactas
  • Sustituir la iluminación fluorescente lineal T12 por lámparas modelo T8
  • En nuevas instalaciones, usar luminarias de alta reflectancia con lámparas fluorescentes lineales del tipo T5 y balastros electrónicos dimeables
  • Instalar difusores de acrílico para una mejor distribución del flujo luminoso
  • Instalar sistemas de control y automatización, como sensores de presencia, para evitar que las luminarias estén encendidas cuando nadie las utilice
  • Fomentar el uso de iluminación LED
  • Independizar circuitos para tener mejor control y distribuir la carga eléctrica

Aislamiento térmico

  • Aplicarlo en techos, paredes y ventanas es esencial para mantener una temperatura agradable y ahorrar hasta 50 por ciento de energía eléctrica que se utiliza para la calefacción o aire acondicionado

Equipos de cómputo

  • Apagar los equipos cuando no se estén usando o ponerlos en modo de ahorro para evitar que sus componentes sigan gastando energía (CPU, monitor, impresora, etcétera)

Reflectores

  • Instalar reflectores de aluminio para incrementar la reflectancia en luminarias existentes y, si el nivel de iluminación lo permite, reducir el número de lámparas

Sistemas de control y automatización

  • Instalar sistemas de control y automatización como sensores de presencia, para evitar que las luminarias estén encendidas cuando nadie las utilice
  • Regular que los equipos de aire acondicionado operen mediante el uso de termostatos inteligentes y tarjetas optoelectrónicas
  • Colocar ventanas de doble cristal para disminuir la ganancia térmica y, en consecuencia, la operación del sistema de acondicionamiento ambiental

En la industria
De acuerdo con información de la empresa alemana Siemens, este sector produce cerca del 34 por ciento de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), por eso recae sobre él la gran responsabilidad de fomentar la eficiencia energética y el uso de los recursos, con tácticas como:

Motores eléctricos de alta eficiencia

  • Sustituir los motores eléctricos que tengan más de 10 años de uso, varias reparaciones, sobrecargados o sobredimensionados, ya que consumen más de un 40 por ciento que un equipo de alta eficiencia con Sello FIDE
  • Instalar motores NEMA Premium
  • Limpiar la parte exterior para mejorar el enfriamiento
  • Verificar que las condiciones del suministro de energía eléctrica sean las adecuadas
  • Efectuar un adecuado mantenimiento y lubricación en rodamientos y sistema de ventilación
  • Adecuada alineación entre la carga y motor
  • Reemplazar motores con un uso de al menos dos turnos

Microgeneración de biogás

  • Aprovechar el gas, ya que genera energía eléctrica a partir de la quema del mismo

Equipos de proceso

  • Sustituir máquinas antiguas u obsoletas por equipos de última generación

Iluminación interior

  • Cambiar lámparas tipo T12 por lámparas T8 o T5 con balastro electrónico
  • Instalar reflectores de aluminio con acabado espejo en sistemas de iluminación fluorescente lineal
  • Colocar difusores de alta reflectancia y láminas translúcidas o domos solares para el aprovechamiento de la luz natural
  • Instalar temporizadores para controlar el horario de apagado de las luminarias
  • Instalar apagadores o dimers individuales en áreas de trabajo

Iluminación exterior

  • Sustituir luminarias de luz mixta o de vapor de mercurio por lámparas de sodio de alta presión
  • Reemplazar los balastros electromagnéticos por los de tipo autotransformador
  • Sustituir las fotoceldas deterioradas
  • Utilizar lámparas de inducción o diodos emisores de luz con el tipo de gabinete adecuado para la aplicación
  • Mantener limpias las luminarias

Control de demanda

  • Establecer en qué áreas del proceso es posible realizar un control de cargas eléctricas
  • Disponer un procedimiento de operación que ayude a la implementación de un sistema de control

Otras áreas de oportunidad

  • Redistribuir cargas en transformadores
  • Evitar el sobredimensionamiento de equipos
  • Utilizar aceites y lubricantes de última generación
  • Implementar sistemas de microcogeneración

Sello FIDE
Finalmente, al comprar lámparas ahorradoras, refrigeradores, sistemas de aire acondicionado u otros equipos eficientes es necesario verificar que ostenten el Sello FIDE. Este distintivo se otorga a productos que inciden, directa o indirectamente, en el ahorro de electricidad, además, de ser tecnologías con mayor vida útil y menor mantenimiento que sus equivalentes convencionales.

Este emblema tiene dos clasificaciones:
Sello FIDE A: para equipos eléctricos o electrónicos que utilizan la energía eléctrica eficientemente para realizar un trabajo aprovechable por el usuario (refrigeradores, lámparas ahorradoras, etcétera)

Sello FIDE B: para productos que no ahorran energía eléctrica por sí mismos; se considerará para equipos y/o materiales que, gracias a su aplicación o instalación, son capaces de crear condiciones que deriven en potenciales ahorros de energía eléctrica como aislantes térmicos o domos, entre otros.