Cime power
sigtronic

» Medidas de seguridad en oficinas

14 diciembre 2012

Entre las prácticas habituales en hogares y sitios de trabajo, se encuentra el uso de electrodomésticos o aparatos que requieren electricidad para funcionar adecuadamente. Con regularidad, el contacto de alimentación no coincide con el lugar del equipo, por lo que se recurre a extensiones u otro tipo de sistemas para suministrar la energía, lo cual puede tener consecuencias desagradables.

Por  Christopher M. García.

Cuando no hay un punto de contacto cercano, la solución más expedita para el problema del suministro es el empleo de extensiones eléctricas o de barras de contactos múltiples que conducen la corriente hacia los diferentes equipos por alimentar. Esta práctica puede resultar una solución sencilla en primera instancia, pero lo más probable es que origine la sobrecarga del circuito.

La sobrecarga ocurre si muchos equipos que están conectados en un mismo receptáculo se encuentran encendidos al mismo tiempo, pues esto provocará que una mayor cantidad de corriente que la que puede manejar circule a través del receptáculo. Cuando esto sucede, el cableado o el receptáculo se sobrecalentarán, con lo que se crea un potencial fuego eléctrico.

Para prevenir este tipo de riesgos eléctricos y sus consecuencias, se pueden considerar las siguientes medidas preventivas y tomar las acciones necesarias para remediar la situación.

Circuitos sobrecargados
Existen diversas maneras de saber si un receptáculo está sobrecargado. Una de ellas es verificar la temperatura perceptible al tacto. Si la pared donde se localiza el contacto o el receptáculo presentan una temperatura elevada, es muy probable que exista sobrecorriente. Asimismo, si el receptáculo está descolorido, si los interruptores termomagnéticos se activan o los fusibles se queman, despidiendo un notorio olor a aislamiento quemado, son indicios de que la conexión está siendo sujeta a cantidades de corriente que no puede manejar. La consecuencia si no se soluciona el problema es un incendio potencial.

La manera más adecuada de resolver el problema consistiría en la instalación de un circuito independiente, además de la inclusión de receptáculos adicionales para los aparatos eléctricos que necesitan corriente eléctrica.

Extensiones sobrecargadas
Al igual que en los circuitos, una de las maneras de verificar si una extensión eléctrica se ha sobrecargado es mediante la prueba del tacto; es decir que si se detecta una temperatura elevada cuando se toca, es altamente probable que exista una sobrecarga.

Se pueden utilizar dos métodos para solucionar el problema. El primero de ellos es recurrir a una extensión diferente que presente un calibre mayor o equivalente al del cordón de alimentación. No obstante, lo más recomendable será siempre que un especialista instale los receptáculos adicionales necesarios para que el usuario los emplee sin recurrir a elementos extra, que pueden provocar deterioros o sobrecargas en las zonas de trabajo.

Receptáculos sin conexión a tierra
Uno de los resultados de no contar con un receptáculo que tenga conexión a tierra son los posibles choques eléctricos, pues al presentarse un cortocircuito no existiría un elemento de seguridad que disipara la corriente de falla.

La primera medida para evitar este problema es identificar si los receptáculos cuentan con alojamiento para tres terminales; en caso de que sólo se tenga alojamiento para dos, lo recomendable es inspeccionar los cables del receptáculo para verificar si se cuenta con un cable a tierra. Si existe el cable a tierra, la solución será remplazar el receptáculo con doble alojamiento por uno que tenga alojamiento para tres terminales, sin olvidar conectar el cable de puesta a tierra. Cuando el cable de puesta a tierra no existe, se deberá instalar un circuito nuevo que cuente con las características mencionadas, así como los receptáculos que sean adecuados para cumplir con las medidas de seguridad a tierra.

Colocación incorrecta de extensiones
Además de los problemas causados por la sobrecorriente, una extensión mal empleada o colocada de tal modo que dificulta el libre tránsito de personas son situaciones que deben evitarse, a fin de suprimir posibles accidentes. Por ejemplo, si se utiliza una extensión de grandes dimensiones a través de paredes o puertas, debajo de alfombras o colgando sobre calentadores o equipo, es sumamente probable que origine un incendio o que alguien tropiece. En este caso, lo más adecuado sería buscar una manera de reorganizar el mobiliario de la oficina o casa habitación, de modo que se evite el uso de las extensiones, o como en casos anteriores, añadir receptáculos adicionales en los sitios que resulten más apropiados para las necesidades del lugar.

Peligros por picos de energía
Cuando en una instalación eléctrica se suscitan picos de tensión transitorios, pueden causar daños en el equipo y los programas informáticos pueden bloquearse o alterarse. La mayoría de las personas supone que los picos repentinos de energía son causados principalmente por rayos; pero lo cierto es que 80 por cierto de ellos son generados dentro del lugar.

Las fuentes más comunes que originan los aumentos repentinos de energía incluyen a los electrodomésticos, como aires acondicionados, lavadoras, secadoras de ropa y refrigeradores. Los equipos de oficina, incluyendo impresoras láser, fotocopiadoras y luces fluorescentes, también son causantes de picos de tensión transitorios.

En el mercado, existen diversos dispositivos que pueden proporcionar protección contra los picos de tensión. La primera línea de defensa es una barra de contactos que incorpore una protección contra picos. Estos dispositivos son de bajo costo. Sin embargo, los precios varían, dependiendo del nivel de seguridad que se desee adquirir, pues se fabrican barras de contactos con la máxima protección contra picos de tensión, incluyendo la protección de líneas telefónicas y de datos.

Otra opción es instalar receptáculos de pared con protección contra picos de tensión. “Los receptáculos Quádruples”, que cuentan con cuatro salidas y protección contra picos de tensión incluida, pueden reemplazar a los receptáculos normales.

Si se desea tener una mayor protección, se deben considerar dos dispositivos adicionales: un protector de picos montado en un tablero, instalado junto al principal, y un medidor de transitorios instalado en el medidor eléctrico. Estos dispositivos pueden ofrecer mayor protección contra transitorios y deben ser instalados por un electricista calificado.

Por otro lado, si bien es cierto que las descargas eléctricas o los picos de tensión representan un asunto peligroso para equipos y usuarios, los apagones y las variaciones en el voltaje, cada vez más frecuentes en diversas zonas del país, resultan incluso más desastrosos para los equipos (ver Seguridad, Constructor Eléctrico, junio, 2012).

La mejor solución para evitar esta situación es adquirir e instalar una fuente de alimentación ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés). Un dispositivo UPS no solo dará tiempo para el cierre adecuado de los programas de una computadora y el resguardo adecuado de la información cuando se interrumpe el suministro de energía, también regulará el flujo de electricidad, suavizando la corriente antes de que pase al equipo. Algunos dispositivos UPS incorporan protección contra picos de tensión.

Aunque los protectores contra picos de tensión y dispositivos UPS protegen el equipo, no tienen la capacidad de proteger contra los peligros potenciales de un circuito sobrecargado. Para evitar el problema, se deben tomar en consideración los elementos mencionados más arriba, de manera que exista seguridad de que la carga eléctrica no sea demasiado grande para el circuito.

En la actualidad, se han desarrollado sistemas que permiten una mayor seguridad al usuario de energía eléctrica contra los problemas frecuentes en las instalaciones. Entre éstos, se encuentran los interruptores de circuito por falla a tierra (ICFT) y los interruptores de circuito por falla de arco (ICFA). El primero es capaz de proteger contra descargas eléctricas, mientras que el segundo detecta los riesgos que, a menudo, son responsables de los incendios eléctricos.

Los ICFT se consideran uno de los dispositivos de seguridad elementales en una casa habitación o en una oficina. En Estados Unidos, las estimaciones indican que instalar este tipo de sistemas de seguridad ha salvado la vida a cientos de personas y ha suprimido millones de accidentes durante los últimos 30 años.

Estos sistemas están diseñados para proteger contra descargas eléctricas debidas a fallas de puesta a tierra o corrientes de fuga, las cuales se generan cuando la corriente eléctrica fluye fuera de los conductores del circuito. Estos interruptores deben ser revisados con frecuencia para asegurarse de que se encuentran en estado óptimo.

Por su parte, los ICFA son dispositivos de seguridad eléctrica diseñados para prevenir los incendios que son causados por arcos eléctricos peligrosos. Las fallas de arco se consideran una de las causas principales de los millares de incendios que se suscitan cada año. Se estima que en Estados Unidos esta tecnología es capaz de prevenir entre 50 y 75 por ciento de los incendios, salvar centenares de vidas, además de ahorrar cerca de 1 billón de dólares en daños a propiedades y miles de heridos cada año.

Signos de sobrecarga en un circuito

  • Receptáculos calientes al tacto
  • Receptáculos descoloridos
  • Interruptores termomagnéticos que se activan frecuentemente
  • Fusibles que se queman con frecuencia
  • Olor a aislamiento quemado
  • Extensión caliente al tacto

Prueba de funcionamiento de un ICFT
Verificar el correcto funcionamiento de un interruptor de circuito por falla a tierra (ICFT) es sencillo. El primer paso es conectar una lámpara de noche en un receptáculo que se encuentre protegido con un ICFT y encenderla. Luego, se debe presionar el botón de prueba (test), lo cual hará que la luz se apague. Si la luz no se apaga cuando se presiona el botón de prueba, se debe interrumpir el uso del circuito y revisar la causa de su mal funcionamiento. Si la luz de la lámpara se apagó, sólo se debe presionar el botón reset para que el sistema de seguridad vuelva a su estado original, con lo que se encenderá la luz.
——————————————————————————————————————-

Con información de la Comisión de Seguridad Eléctrica CANAME-ANCE-ESFI México